5 porqués

¿Qué es? 

Es una técnica que permite profundizar en la raíz de un problema de forma rápida, ágil y directa. Consiste en plantear un problema y trabajar los filtros de los cinco porqués, con la finalidad de explorar la causa-efecto de un suceso o problema en particular. 

La idea es repetir estas preguntas con la finalidad de encontrar la causa que ha originado el problema. Las preguntas siguen una lógica encadenada, de manera que la respuesta del porqué anterior será la pregunta para la siguiente respuesta. Por ejemplo: 

  1. ¿Por qué nos hemos retrasado en el lanzamiento? 
  2. Porque hemos tenido imprevistos 
  3. ¿Por qué hemos tenido imprevistos? 

Y así sucesivamente hasta repetirlo cinco veces y llegar a una conclusión, que sirve para fijar el objetivo o propuesta que busca la solución al problema. 

¿Para qué sirve? 

Para descubrir la verdadera causa de un problema y desarrollar una solución adecuada y sostenible. 

Se consigue un ahorro de tiempo a la hora de centrar nuestra atención sobre un problema, llegamos más rápido a la causa del mismo y se llega a una solución de forma rápida y eficiente. 

Se pueden encontrar o resolver otras dificultades relacionadas con el problema principal.

¿Cuándo se usa? 

Cuando queremos profundizar en la casuística de un problema, se emplea en fases tempranas de diseño para entender el trasfondo de los problemas y aplicar la mejor solución.

Pero en general se puede utilizar cuando un grupo se enfrenta a un problema complejo. Al reunirse y debatir en grupo, es más fácil llegar a un consenso sobre las principales razones que provocan el problema y tener una visión más clara del camino a seguir.