Lean UX

¿Qué es?

Lean UX es una metodología empleada para crear y generar experiencias de usuario. Está basada en la metodología lean startup para crear productos y empresas con la idea de satisfacer las necesidades de los clientes de una forma rápida y eficiente, pero se centra en la usabilidad en un producto digital y su experiencia de usuario. 

La metodología lean UX se centra en el diseño y desarrollo de páginas y aplicaciones web, con el objetivo de crear productos que cumplan todas las necesidades y expectativas de los usuarios, reduciendo los riesgos y la posibilidad de fracaso, agilizando el tiempo de producción y fomentando la productividad. 

Estos son los pasos para desarrollar la metodología lean UX: 

  1. Define y valida el perfil de tu usuario, con la finalidad de adaptar el diseño del producto a todas sus necesidades y demandas. 
  2. Diseña tu producto mínimo viable (MVP), es decir, primera versión del producto que cubre las necesidades básicas que se han planteado en el anterior paso. 
  3. Plantea las hipótesis que necesites validar.  
  4. Testea el diseño del producto con usuarios reales, que son tu público objetivo, sean o no clientes. El principal objetivo de esta fase es analizar el comportamiento del usuario e ir validando las hipótesis que nos aporten la información necesaria para ir modificando nuestro producto hasta llegar a la versión perfecta.
  5. Vuelve al paso tres. La metodología lean UX es un proceso iterativo, por lo que una vez están implementados los cambios en el diseño, se vuelven a plantear nuevas hipótesis, se vuelve a hacer una prueba con un grupo de personas, hasta llegar al producto final. 

¿Para qué sirve? 

A la hora de iniciar un proyecto de diseño y desarrollo de páginas y aplicaciones web, emplear la metodología lean UX permite: 

  • Ahorrar tiempo en el proceso de trabajo.
  • Reducir los riesgos y las posibilidades de fracaso. 
  • Conseguir información muy valiosa sobre nuestro público objetivo para futuras modificaciones o proyectos. 
  • Crear un producto totalmente dirigido a nuestro público objetivo. 
  • Reducir los costes. 

¿Cuándo se usa?

Cuando se va a diseñar un producto digital.