Eye tracking

¿Qué es?

El eyetracking es una técnica de investigación cuyo objetivo es extraer información del usuario analizando sus movimientos oculares.

El eyetracker es la herramienta con la que se realiza dicha acción y consiste en un monitor especial que lanza rayos infrarrojos a los ojos del que está mirando la imagen que se está analizando. La dirección que siguen estos rayos va de la pupila del usuario al aparato, permitiendo así calcular con precisión dónde está mirando.

 Se registran en particular los momentos en los que la mirada permanece más tiempo en un determinado punto, o en los puntos en los que los ojos se mueven de un lado a otro rápida o lentamente. Los resultados del eyetracking a menudo se visualizan en mapas de calor.

Se utiliza con frecuencia en el diseño web y otros campos relacionados con el marketing digital.

¿Para qué se usa?

A través del Eyetracking podemos extraer información muy valiosa para evaluar y analizar la imagen que está viendo una persona. Algunos de los parámetros principales son por ejemplo:

  1. Dónde está mirando una persona de forma continua.
  2. Qué le está llamando la atención y qué se la llamaba hace un momento.
  3. Qué intenciones tiene esa persona.
  4. El estado de ánimo de esa persona.
  5. Dónde debe ir colocado el contenido de valor para el cliente.
  6. Si las señales visuales contenidas en la Web conducen de forma eficaz al cliente.
  7. Capacidad del cliente para localizar la información que necesita en la Web.

Gracias a estos datos y con un exhaustivo análisis, los especialistas pueden sacar conclusiones con las que valorar cuáles son los formatos publicitarios que más llaman la atención o incluso en qué partes de una web se fijan más los visitantes.

De esta forma, esta técnica es capaz de delatar los puntos fuertes y débiles del diseño y los contenidos de una página y, por tanto, ayuda a que se replanteen diseños y se consigan resultados mejores al cambiar las estructuras. Bien empleada, puede disparar el número de visitas, y por tanto de leads y clientes de la web de una compañía.

¿Cuándo se usa?

El objetivo con el que se recurre a esta tecnología suele ser siempre el mismo desde la perspectiva del marketing.

A cuenta de los resultados que nos proporcionará este análisis podremos extraer unas conclusiones que afectarán al diseño y estructura de nuestra web, ya que tendremos que facilitar en la medida de lo posible la usabilidad de la misma y establecer en lugares destacados la información que consideremos más relevante.

Gracias a los estudios desarrollados utilizando la técnica de eyetracking, podemos concluir cuáles son los elementos visuales más atractivos para los usuarios ayudando a hacer más "amigable" la estructura de un sitio web, a mejorar la navegación para que los visitantes vean un mayor número de páginas u optimizar el diseño colocando los elementos visuales más importantes en el lugar adecuado. Algunos ejemplos :

- Una imagen diseñada en forma de pirámide genera mejores resultados en los usuarios.

- Las imágenes de personas dan buenos resultados aunque hay que prestar atención a la dirección de las miradas.

- Combinar elementos comerciales y contenido informativo ayuda a mantener la atención.

- Es importante el uso de "llamadas a la acción" con un texto plano y sin fondo. (Incluso es aconsejable el uso de varios botones en un sitio web).

- Colocar la información más importante al principio, usar párrafos cortos o incluir espacios facilitan la lectura de usuario.

Esta tecnología nos permite comprender mejor que nunca, no sólo lo que los usuarios hacen, sino que posibilita que la información sea accesible y "encontrable". Además nos ayuda a estar preparados para los cambios que se producen en la atención al usuario y adelantarnos a las nuevas tendencias.