CRO

CRO son las siglas de Conversion Rate Optimization, en español la optimización de la tasa de conversión y son un conjunto de técnicas que tienen como finalidad mejorar las conversiones de una página web.

Se trata de un proceso iterativo, basado en el método científico, donde se analizan todos los factores que están relacionados con la conversión en una página web con la finalidad de mejorarlos y optimizarlos, aumentando así las conversiones.

Este proceso está compuesto por una serie de fases

  1. Análisis: mediante herramientas como Google Analytics, Search Console, Hotjar, entre otras, se analizan las métricas y cualidades de la web. De esta forma, se pueden detectar los puntos débiles de la página a nivel cuantitativo y cualitativo. 
  2. Establecimiento de objetivos: después del análisis y de encontrar los puntos débiles, se trazan una serie de metas a conseguir para mejorar la conversión. 
  3. Elaboración de hipótesis: se plantean una serie de hipótesis que podrían mejorar la conversión de un sitio web si se van cumpliendo los objetivos anteriormente planteados. 
  4. Testing: en esta fase se ponen a prueba las hipótesis planteadas para comprobar la veracidad de los postulados y evaluar los resultados.
  5. Análisis de los resultados: después de llevar a cabo el test, se deben analizar los resultados para obtener las conclusiones y para verificar si se han conseguido los objetivos planteados en la fase 2 y tomar las decisiones más acertadas. 
  6. Vuelta al inicio: una vez hemos extraído las conclusiones, se pueden establecer nuevos objetivos e hipótesis y comenzar de nuevo el proceso para optimizar todavía más la tasa de conversión. 

Técnicas del CRO

Dentro de este proceso, se pueden emplear diversas técnicas para conseguir las métricas y los puntos débiles de la web: 

  • Técnicas cuantitativas: analítica, Test A/B, Test multivariante, Card Sorting... 
  • Técnicas cualitativas: mapas de calor, eyetracking, entrevistas, estudios de campo...

¿Para qué se usa?

El CRO no se emplea para aumentar el tráfico a la web, si no para garantizar que el tráfico que se consigue sea de calidad y haga lo que nosotros queremos que haga dentro de la página web, ya sean ventas, suscripciones, descargas… 

Como la posibilidad de aumentar la tasa de conversión de un sitio web depende tanto del su diseño como del contenido, el CRO también se usa para mejorar: 

  • La usabilidad del diseño web, es decir, que los usuarios puedan usar la página de manera eficiente e intuitiva, llevando a cabo las acciones que nosotros queremos. 
  • La persuasión de los contenidos: si el usuario tiene una buena experiencia navegando por la web y además está acompañado por unos textos que le convencen, habrá más probabilidades de mejorar la conversión de la web. 

¿Cuándo se usa? 

El CRO se usa cuando una empresa quiere mejorar su rentabilidad y para ello necesita un aumento de las conversiones, que se traduce en un aumento de los beneficios. Por ejemplo: cuando queremos aumentar las ventas dentro de un sitio web.