A/B Test

¿Qué es?

El test A/B es una técnica que consiste en comparar la eficacia de diferentes configuraciones mostrando en el sitio web o aplicación una de las versiones a la mitad de los usuarios, y otra versión a la otra mitad, para poder comparar cuantitativamente la efectividad de cada versión. 

Los resultados del test A/B son objetivos, basados en datos y métricas y por lo general, si disponemos de dos versiones, siempre habrá una versión que tenga mejores resultados que la otra y que por tanto garantice una experiencia de usuario más satisfactoria.

¿Para qué se usa?

Si bien resulta relativamente fácil detectar problemas de usabilidad, e incluso qué elementos o características de la interfaz pueden estar provocándolos, tomar la decisión acertada acerca de cuál es la mejor solución de diseño es una tarea compleja.

El test A/B puede ayudarnos a elegir, de forma empírica, entre una serie de opciones o configuraciones de diseño. La variante ganadora será la que te permita optimizar tu website, mejorar la tasa de conversión y por tanto la que te va a ofrecer mejores resultados.

¿Cuándo se usa?

El test A/B tiene muchas aplicaciones, detallamos a continuación algunas de ellas:

Resolver puntos de dolor de los usuarios: Cuando un usuario llega a una web, lo hace con un objetivo preciso en mente: comprar, o buscar información, o conocer mejor un producto. Sea cual sea, es posible que se encuentre con algunos puntos de dolor que le compliquen alcanzar ese objetivo. Un copy confuso, un CTA difícil de encontrar, etc. Esto puede crear una fricción entre el producto y el usuario que afecta al ratio de conversión.

Conseguir aumentar el ROI del tráfico existente: Conseguir tráfico de calidad puede ser complicado y costoso. Con un test A/B puedes optimizar elementos de tu web que te permitan aumentar la conversión sin tener que gastar recursos en adquirir nuevas visitas.

Reducir la tasa de rebote: Una de las métricas más importantes para monitorizar el comportamiento de una web es la tasa de rebote. Puede haber muchas causas para una tasa de rebote alta. Una de las maneras más efectivas de corregir una porcentaje de rebote alto es con un test A/B, ya que puedes probar múltiples variantes de un elemento en tu web hasta conseguir la que mejor resultado obtiene. Como consecuencia, mejora la experiencia de usuario y disminuye la tasa de rebote.

Hacer pequeños ajustes en la web: En vez de hacer un rediseño completo de la web, con un test A/B puedes realizar pequeños cambios, de manera que aumentes el ROI sin alterar el comportamiento de tu web por completo. Un ejemplo puede ser modificar la descripción de un producto, ya que no sabes cómo tus usuarios pueden reaccionar a ese cambio. Con un test A/B disminuyes el riesgo que conlleva esa modificación. 

Conseguir mejores métricas: Los resultados del test A/B son datos empíricos, por tanto, la versión que resulte vencedora en la prueba basa su triunfo en las mejoras de las métricas como por ejemplo el tiempo de permanencia, la tasa de abandono de carritos, el CTR, etc.

Garantizar el rediseño de una web: El rediseño de una web puede ir desde cambios menores en CTA´s, hasta una completa renovación de la interfaz. Sea cual sea, la decisión para implementar una u otra versión, debe estar siempre apoyada en un test A/B para asegurar que se lanza la versión más optimizada y atrayente para los usuarios.