Card sorting

¿Qué es?

El card sorting es una técnica usada en el diseño de experiencia de usuario, para evaluar un árbol de categorías, es decir la arquitectura de la información de una web.

Es una herramienta que nos da mucha información sobre la opinión de los usuarios acerca de la nomenclatura que vamos a dar a la estructura jerárquica de un sitio web.

El objetivo del Card Sorting es alinear las expectativas de los usuarios con el equipo UX encargado de la arquitectura de la web, realizando así una correcta categorización de los contenidos.

Para ello, la manera más simple de hacer la prueba es escribir en post-its o tarjetas los nombres que tenemos en mente para la arquitectura de la web (o sea los nombres de los menús de navegación del sitio web) y pedirles a los usuarios que las agrupen, observando los resultados que se dan.

Existen diferentes versiones de card sorting:

  • Dar a los usuarios el nombre de los elementos principales bajo los cuales tienen que agrupar las tarjetas.
  • No darles ese nombre y dejar la tarjeta en blanco para que ellos lo nombren.
  • Indicarles el número de grupos que tienen que hacer

¿Para qué se usa?

La idea es ver cómo los usuarios agrupan y asocian entre sí varias tarjetas, para saber cómo entienden que deben agruparse los diferentes contenidos de un sitio web determinado.

Con ello la visión del equipo que está al mando de desarrollar la arquitectura de la información, no se verá “contaminada” por su conocimiento del tema, sino que estará respaldada por los resultados basados en lo que opinan los usuarios reales.

Es decir, nos ajustaremos al máximo a los modelos mentales de los usuarios a quienes nos dirigimos, encontrando así el patrón de cómo los usuarios esperan encontrar el contenido o la funcionalidad.

Hoy en día existen programas de software que nos ayudan en esta tarea, evitando la tarea de hacer las tarjetas y agrupando luego los resultados de una manera más sencilla de analizar, como con el OptimalSort.

Para que la herramienta consiga resultados fiables, es muy importante que el usuario se sienta cómodo y sea entendido que el trabajo de agrupación es libre y no hay una respuesta buena o mala.

¿Cuándo se usa?

Cuando queremos conocer cómo agrupar la información dentro de una arquitectura web.

Cuando queremos conocer cómo llamar a los vínculos o categorías.

Cuando queremos comprobar la arquitectura de la información establecida.

En los primeros pasos de un proyecto.

Para abordar la modificación de la arquitectura de información.