Prototipado

¿Qué es?

Dentro de la metodología del diseño de la experiencia del usuario (UX), el prototipado es la disciplina o especialidad que se encarga de definir todas las características de una interface antes de pasar a una etapa de diseño visual (UI).  Estas características quedan recogidas en forma de planos (wireframes) donde se describen todas las partes, enlaces, contenidos, secciones, módulos, etc. 

Según el coste y esfuerzo de producción de los prototipos y su fidelidad respecto al resultado final, podemos diferenciar dos categorías: 

Baja Fidelidad (Low-Fidelity o low-fi) 

Alta Fidelidad (High-Fidelity o hi-fi)

Será necesario, por tanto, valorar en cada momento cuál será la técnica más apropiada a utilizar en función del período del desarrollo en el que nos encontremos y de los objetivos a cumplir.

Los prototipos de baja fidelidad se caracterizan por ser económicos, rápidos de construir, rápidos de arreglar y no precisan de técnicos expertos. 

Los prototipos de alta fidelidad se caracterizan por el uso de herramientas especializadas de prototipado que ofrecen más detalle y precisión, por requerir de expertos que conozcan dichas herramientas, por necesitar mayor tiempo para implementar el prototipo y los cambios, y, por todo lo anterior, ser también más costosos.

prototipos baja-alta fidelidad ventajas-inconvenientes


¿Para qué se usa?

El objetivo de realizar un prototipo, normalmente en forma de wireframes Low-Fi es poder adelantarnos a todos los cambios e imprevistos que puedan surgir durante el diseño de una interface antes de afrontar la etapa de diseño visual.
Realizar cambios sobre un prototipo es más rápido y eficiente, que realizar los mismos cambios en el diseño.
Así conseguimos llegar a la etapa de diseño con una producto mucho más maduro y consistente.

Prototipamos aquellas pantallas que por su complejidad no pueden ser afrontadas con garantías en la fase de diseño sin sufrir cambios. No es necesario prototipar todo. Hay ciertos procesos sencillos y muy estandarizados que pueden ser diseñados directamente. 

Hacer un prototipo te permite tener un roadmap mucho más preciso de los momentos importantes del desarrollo del producto.

Puedes  identificar problemas antes de llevar a producción, encontrando las mejores formas de darle una solución.

Los usuarios o clientes pueden tener una idea muy allegada al producto final y contribuir a la mejora de interacción antes de ir a producción.

Permite una comunicación más fluida y enfocada en las necesidades del producto dentro del equipo de trabajo.

Para poder llegar a un prototipo funcional y que muestre lo más cercano a la realidad del producto debemos trabajar en las ideas desde el papel.

¿Cuándo se usa?

Cada prototipado tiene su propia función. Ciertas pruebas, por ejemplo de rendimiento, sólo pueden realizarse o se obtienen mejores resultados mediante prototipos de alta fidelidad.

Un equipo de desarrollo puede implementar unos bocetos de una serie de pantallas en cuestión de minutos si utiliza alguna técnica de prototipado rápido, pero la creación de una animación mediante ordenador puede llevar varios días o incluso semanas. Será necesario valorar este esfuerzo y qué esperamos de él para decidir implementar un tipo u otro.