Test de usabilidad

¿Qué es?

Un test de usabilidad nos permite comprobar la interacción que tendrá el usuario final con nuestra plataforma. De esa manera, podemos revisar nuestros diseños para ajustarlos a experiencias de navegación reales.

Existen dos formas de llevar a cabo un test de usabilidad: presencial o  en remoto.

Test de usabilidad presencial

Suele ser la opción más tradicional. Nos permite observar directamente las reacciones del usuario mientras navega por el sitio web. De esta manera,  no solo observamos qué puntos de un flujo complican al usuario, sino también cómo reacciona en estas situaciones.

Además, en estos ejercicios, podemos explicar el test cara a cara, disminuyendo la probabilidad de abandono y proporcionando al investigador información valiosa respecto al comportamiento del usuario.

Este método resulta especialmente útil para test con prototipos o maquetas que todavía necesitan terminar de definirse. Sin embargo, tienen el inconveniente de requerir mayor cantidad de personal, ya que debe haber por lo menos un entrevistador y un apoyo en cada  test realizado.

Test de usabilidad en remoto

Al estar monitoreado a distancia y no de forma presencial, el test de usabilidad en remoto concede mayor libertad al usuario a la hora de desenvolverse en la plataforma. El problema es que esta misma libertad y falta de supervisión pueden generar un mayor abandono del test.

Los test de usabilidad remotos nos permiten, además, realizar múltiples pruebas de forma simultánea, sin necesidad de tener un gran equipo monitoreando. Sin embargo, requieren del uso de prototipos más desarrollados, para evitar la deserción de los usuarios.

¿Para qué se usa?

El test de usabilidad tanto presencial como en remoto, se utiliza con el fin de generar una experiencia real del producto digital y de esa manera detectar si los flujos están bien diseñados o por el contrario, hay que terminar de hacer algún ajuste antes de que el producto pase a la fase de desarrollo.

Ventajas del test presencial

  • Podemos analizar el lenguaje corporal de la persona observando sus expresiones faciales, si se pone tensa o si se frustra cuando no encuentra lo que busca. La comunicación no verbal es un valor incalculable y muy importante para saber qué sienten nuestros usuarios.
  • Se puede realizar el test en cualquier etapa del diseño, incluso cuando la web no está terminada, ya que al ser presencial se pueden mostrar los proyectos o maquetas y si es necesario explicarlos.
  • Existe una conversación bidireccional entre el investigador y el participante. Si el usuario no entiende alguna pregunta, se le puede explicar y, si hay alguna respuesta en la que queremos incidir, nos permite preguntarle de nuevo para entender problemas más profundos del sitio web.

Inconvenientes del test presencial

  • Puede ser caro.
  • Necesitamos disponer de tiempo para moderar u observar cada prueba.
  • Las pruebas se tienen que hacer en un espacio, por lo tanto puede suponer tener que alquilar uno.
  • Es posible que nos cueste captar al público objetivo que hará el test a causa de la limitación de la ubicación.
  • El estudio está sujeto a la capacidad del investigador. Es muy importante que lo realice alguien con experiencia, ya que puede que no sean válidos los resultados.

Ventajas del test remoto

  • Es más rentable.
  • Permite un acceso excelente al público objetivo.
  • No necesitamos un espacio físico donde realizarlo.
  • Normalmente es más rápido, por lo que disponemos de los resultados en muy poco tiempo.
  • El usuario se encuentra en su entorno habitual, con su dispositivo (cabe señalar que en los test presenciales también se puede hacer así pero es menos habitual).

Inconvenientes del test remoto

  • No podemos analizar el lenguaje corporal, un aspecto muy revelador en las encuestas. En estos test se graban vídeos de la persona y la pantalla, pero no se consigue romper de ninguna forma la barrera que impide recibir las sensaciones que tienen los usuarios.
  • No permite hacer un cuestionamiento activo, es decir, si un usuario no ha entendido la pregunta no puedes explicar o, si no responde a lo que le pides, no puedes repreguntar.
  • El tiempo que un usuario puede estar pendiente de un test de estas características es limitado, de 15 minutos aproximadamente.

¿Cuándo se usa?

Los test de usabilidad presenciales se hacen, en general, cuando queremos recibir comentarios sobre ideas más iniciales, o queremos probar esbozos y maquetas. Lo usamos también cuando necesitamos crear un clima de confianza con el usuario para debatir temas, que a través de una pantalla sería difícil tratar. El tiempo que vaya a durar el test también influye en la decisión. Cuánto más largo sea el test, mejor es hacerlo presencialmente.

Normalmente los test en remoto los utilizamos cuando necesitamos resultados muy rápidos, tenemos poco presupuesto o si solamente queremos probar un pequeño aspecto de la UX de la web. También se utiliza cuando no se están investigando flujos complejos o problemas sensibles, ya que no tenemos al investigador en el espacio donde esté el usuario para crear un clima adecuado.